Politica

La denunciante de Fernando Espinoza detalló qué le ofrecieron para retirar la demanda por abuso sexual

today31 de mayo de 2024

Fondo
share close

Melody Rakauskas, la mujer que denunció a Fernando Espinoza por abuso sexual, aseguró que le ofrecieron un emprendimiento inmobiliario a cambio de retirar la acusación contra el intendente de La Matanza.

“Cuando yo renuncio y después de denunciar a Espinoza, mi pareja (Gustavo Cilia, amigo del jefe comunal peronista) vino con unos planos. Había 27 hectáreas para hacer un desarrollo, unas casas, como un complejo para que vivieran las personas de la colectividad boliviana y peruana”, comenzó su relato durante una entrevista Radio Mitre.

Rakauskas, que días atrás habló por primera vez del tema, afirmó: “Él (su ex) me decía ‘vos tenés que retirar la denuncia. A cambio, mirá: acá tenemos 27 hectáreas’”. Creo que era algo de 900 millones de pesos de inversión que iba a poner mi pareja, y era una licitación que parecía estar medianamente arreglada si yo retiraba la denuncia”.

“Mi pareja me decía que con eso yo iba a vivir bien de por vida”, profundizó la denunciante, y dijo que aquel ofrecimiento día le dio “asco”, le pareció “cínico” y que ese mismo día se separó.

La joven mencionó que el ofrecimiento para trabajar como secretaria privada de Espinoza le llegó de parte de su ex cuando ella estaba por “buscar un mejor futuro” en el exterior.

“Yo creo que él (Cilia) tenía claro el propósito, por qué quería llevarme al municipio. Yo soy de Capital y me parecía raro que él quisiera llevarme a trabajar ahí, una zona tan compleja, tan grande. No me sentía del todo segura. Veía que algo no estaba bien”, contó.

Rakauskas mencionó que si bien no tiene pruebas de que Espinoza y su expareja tuvieran “negocios en común”, había “muchas cosas en las que coincidían por esa zona”.

Espinoza fue denunciado por abuso sexual. (Foto: Télam)
Espinoza fue denunciado por abuso sexual. (Foto: Télam)

“Gordita, si seguís así tenés los días contados”

“Cada vez que Fernando Espinoza entraba a mi casa, yo tenía miedo. Y presión, claro, si estaba recibiendo a un intendente que se autoinvitaba a mi casa. Cómo no iba a tener presión y miedo. Lo único que tenía era un celular grabando por si me pasaba algo”, remarcó la joven, y agregó: “Venía con personas que tenía entendido que estaban armadas”.

Si bien negó haber recibido amenazas de muerte, Rakauskas reveló un diálogo que mantuvo con Espinoza tras el presunto abuso: “Me dijo ‘mirá, gordita, si seguís así tenés los días contados’. Palabras más, palabras menos. Nunca me voy a olvidar de esa frase que me dijo dentro del municipio, haciendo abuso de poder”.

La jueza de instrucción María Fabiana Galetti procesó a Espinoza a partir de distintas pruebas que la joven aportó a la Justicia. Entre ellas incluyó audios, informes psicológicos y el análisis de las antenas del celular que ubican al dirigente peronista en el lugar del supuesto incidente. Además, la mujer presentó pruebas para demostrar que el jefe comunal intentó que retirara la denuncia, violando una orden de alejamiento.

En uno de esos audios aportados a la fiscalía, se escucha una charla que tuvo con su expareja Gustavo Cilia, amigo de Espinoza y nexo entre Raskaukas y el intendente a la hora de ocupar el puesto de secretaria privada.

En la grabación, la mujer le contó a Cilia lo sucedido, a lo que él le respondió que debía retirar la denuncia. “¿Eso considerás lo mejor? De un tipo que me abusó. Me rompió la camisa, me tiró sobre la cama, me obligaba una y otra vez a bajarme el pantalón, me forcejeó. Me besó sin mi consentimiento. Me tiró en la cama, el tipo es grandote. Es hombre, yo soy una mujer. Me largué a llorar y no podía más”, dijo la joven.

Escrito por E-GRUPOCLAN

Rate it